Gabriela·Historias

La historia de Gabriela

Un día, hace como 6 años, estando yo en embarazo, mi esposo empezó a sentirse muy mal. Él había sido un gran deportista, pero por cosas de la vida se había convertido en un ser un poco más sedentario y no con muy buenos hábitos alimenticios. Entre sus síntomas estaba la sed, la constante orinadera, la ansiedad y aunque estaba pasando por un periodo de estrés, el hecho de que estuviera con la visión borrosa nos hizo preocupar.

Resultado fue que había empezado a desarrollar una diabetes tipo 2. Pasó por un proceso médico de shock y lo trataron con insulina, aprendimos a entender las glucometrías y a sensibilizarnos con una alimentación más sana, con menos carbohidratos. Hoy trata de mantener un equilibrio entre ejercicio y alimentación, apoyado con pastillas, para mantener unos mejores niveles de glucosa.

Un par de años después, estando yo con 8 meses de embarazo, Gabriela de 23 meses empezó a vomitar. Fuimos a urgencias pues su pediatra estaba de viaje, en la clínica nos dijeron que era un virus, le pusieron una inyección de Plasil y nos mandaron para la casa, con la instrucción de tener paciencia a que se pasara el virus y comiera suave.

Siguió con el vómito por un día más, hasta que estuvo más normal. Aún así veíamos ciertas cosas diferentes en ella, se despertaba por la noche con su pañal lleno y llegaba a buscarnos a la cama pidiéndonos tetero o agua, sabía muy pocas palabras y nos pedía dulce cuando en nuestra casa no era común encontrarlos. Pensábamos que todo esto era parte del virus que la había dejado descompensada.

Una semana después nuevamente empezó a vomitar, volvimos a la misma clínica y un nuevo médico, dijo que era nuevamente el mismo virus. En este momento ya no me hacía sentido este diagnóstico, por lo que decidí llamar a su guardería y validar si había un virus y la repuesta fue negativa.

Al día siguiente un tío mío fue a visitarla y a jugar con ella y le pareció muy extraño que Gabriela en término de tres horas hubiera ido más de 8 veces al baño. Esto me puso una alerta adicional, (a veces nos vamos acostumbrando a las cosas y no vemos estas señales), decidí llamar a la pediatra que ya había llegado y le pareció mejor hacerle una curva de glicemia.

Yo iba a esperar para llevarla al siguiente día, pero esa noche algo en mi corazón me dijo que cogiera el glucómetro y la midiera, así lo hice y el resultado fue HIGH… ¡yo me quede fría!…debía haber un error, entonces decidí medirme, me dio un resultado normal, llamé a mi esposo inmediatamente, me dijo: “llama a la pediatra”, yo no era capaz, le pedí que lo hiciera él. Volví a medirla y empezó a vomitar, y la medida nuevamente HIGH, no había error.

En seguida me llamó mi esposo, me dijo: “acabo de hablar con la pediatra, empaca una maleta ya para Gabriela, ya te recojo, vamos para el Hospital Pablo Tobón”. Yo con esa barriga, no sabía ni por dónde empezar, mi pequeña solo me miraba y una cara de tristeza se apoderaba de ella.

Salimos para el hospital y nos encontramos inmediatamente con un protocolo clínico totalmente diferente al que nos había tocado antes, adicionalmente nosotros también ya teníamos más información acerca de lo que le pasaba a Gabriela.

Por mi embarazo no me dejaron entrar con ella, afortunadamente tuve la compañía de una tía (otro ángel) que se quedó a su lado en todo momento y así mi esposo pudo estar conmigo. Esa noche empezaron a hacerle exámenes pero no eran capaz de darnos aún un diagnóstico ya que su glucosilada estaba en 6,1, no se atrevían a asegurar que fuera diabetes, igual debían dejarla hospitalizada para poder regularla y seguir con los exámenes.

Nos mandaron para la casa, solo una persona se podía quedar con ella, mi tía lo hizo (se aman profundamente). Yo no tuve vida esa noche, llamaba cada hora al hospital y no había respuesta de los exámenes, debíamos esperar al siguiente día.

Al día siguiente, llegamos a primera hora, y ya nos tuvimos que enfrentar a la noticia y a la confirmación. Gabriela tenía diabetes TIPO 1 y nuestra vida nunca sería la misma.

Guardar

Anuncios

Un comentario sobre “La historia de Gabriela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s